Tipos de parálisis cerebral y terapias comunes de pacientes

imagen salud mental

La parálisis cerebral es un conjunto de incapacidades motoras provocadas por un daño en el cerebro de una persona, generalmente suele darse en niños que crecen con esa patología y puede ocurrir en el periodo prenatal, perinatal postnatal. La definición más precisa es “trastorno del tono postural y del movimiento, de carácter, secundario a una agresión no progresiva a un cerebro inmaduro”  (Fernández, E.).

Constituye la causa más frecuente de discapacidad física entre la población infantil existiendo diferentes clasificaciones de dicha incapacidad dependiendo de la zona afectada del cuerpo y teniendo un periodo diferente en cuanto a la rehabilitación de la parálisis cerebral.

1.- Hemiplejía: afecta a uno de los dos hemicuerpos (lado derecho o izquierdo del cuerpo)
2.- Diplejía: afecta a los miembros superiores del cuerpo.
3.- Cuadriplejía: los cuatro miembros se ven paralizados.
4.- Paraplejía: afecta a los miembros inferiores.
5.- Monoplejía: sólo afecta a un miembro, ya sea la parte superior o inferior del cuerpo.
6.- Triplejía: hay tres miembros afectados.

Tras haber identificado qué parte del cuerpo se ve afectada por dicha discapacidad, se procede a emplear una terapia ocupacional para el daño cerebral que presente el paciente en cuestión.

Estas evaluaciones deben ser llevadas a cabo por médicos y terapeutas especialistas, solicitando un programa de intervención temprana, ya que lo ideal es empezar con el tratamiento a una corta edad, ofreciendo mejores resultados en el desarrollo del psicomotor de la persona afectada.

Las terapias más comunes a las que se someten los pacientes con parálisis cerebral son:

  • Fisioterapia: ayuda a las personas a recuperar equilibrio, fuerza, flexibilidad y a tener una mayor coordinación para mejorar las habilidades motoras.
  • Terapia ocupacional: se centra en mejorar la postura y todo lo relacionado con la parte superior del cuerpo, de manera que la persona pueda adquirir una mayor independencia y aumenta la autoestima.
  • Terapia de lenguaje: ayuda a superar las dificultades en la comunicación.
  • Psicología: es de gran ayuda para el paciente y para su familia, ya que a veces no es fácil lidiar con personas que tengan esta patología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *